Caridad en el laboratorio

Fuente: L’Osservatore Romano

Un envase blanco con tapa roja y una etiqueta adhesiva: benzil benzoato al 20 por ciento. Para los empleados es uno de los más eficaces tratamientos contra la sarna.

Para la Farmacia vaticana es, además, un modo nuevo de ejercer la caridad y proseguir en el servicio a la persona humana, sin distinciones de raza, lengua, edad o religión. El envase, en efecto, contiene un ungüento que la farmacia realiza en sus laboratorios para salir al encuentro de las necesidades de los miles de inmigrantes que llegan cada año a Italia.

La preparación se produce según lo solicite la Limosnería apostólica, que se encarga de distribuir la medicina visitando periódicamente los diversos centros de acogida de Roma para llevar la caridad del Papa a los necesitados de la diócesis. Hace poco, de hecho, en una de las estructuras más abarrotadas de la ciudad, los voluntarios de la Limosnería entregaron cincuenta kilos de medicina anti-sarna, junto con un centenar de preparados de antibióticos y antihistamínicos, y cerca de cincuenta pomadas antimicóticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s