Bendición de los óleos y del crisma

Una multitud de sacerdotes, casi dos mil, han participado en la misa crismal celebrada por el Papa Francisco en el altar de la confesión de la basílica de San Pedro, el Jueves santo por la mañana. Todos han renovado las promesas sacerdotales ante el Pontífice.

Luego tuvo lugar el momento de la bendición de los óleos y de la consagración del crisma, introducidos en procesión con tres carritos —cada uno de un color distinto según el óleo contenido en las ánforas— desde la capilla de la Piedad, a través del transepto de los santos Processo y Martiniano, acompañada por el canto del O Redemptor.

Los carritos —de color blanco para el óleo de los enfermos, morado para el de los catecúmenos y rojo para el crisma— los llevaban cuatro diáconos. Otro diácono llevaba una pequeña ánfora con las sustancias perfumadas, que luego se vertieron en el crisma. El Papa se inclinó y sopló sobre el ánfora que contenía el sagrado crisma y recitó la oración.

El óleo para la celebración de la misa fue donación de la Sacristía pontificia y las esencias perfumadas de «Alchimia natura» de Módena y de la empresa citrícola «Misilmeri» de Palermo. Los óleos se trasladaron a San Juan de Letrán, donde se distribuirán a los sacerdotes de la diócesis de Roma para la administración de los sacramentos durante el año.

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s