Invisibles y sin voz

Explotación, violencia y abusos son plagas aberrantes que queman el futuro de demasiados inocentes

Son sobre todo los niños quienes pagan «los onerosos costes de la emigración, casi siempre causada por la violencia, la miseria y las condiciones ambientales». Es la denuncia del Papa Francisco en el mensaje para la próxima Jornada Mundial del Inmigrante y del Refugiado, que se celebrará el 15 de enero de 2017 sobre el tema «Migrantes menores de edad, vulnerables y sin voz».

El fenómeno, por lo demás, afecta a uno de casi doscientos niños en el mundo. Según datos recientes, además, casi uno de cada tres niños que viven fuera de su país es un refugiado; y durante los últimos diez años, desde 2005 al 2015, además, el número de niños refugiados se ha duplicado.

Difundido la mañana del jueves 13 de octubre, el mensaje papal toma inspiración de la enseñanza de Jesús en el Evangelio –«Quien acoge uno solo de estos niños en mi nombre, a mí me acoge»– Para subrayar la advertencia dirigida a quien escandaliza a los pequeños, es decir ,a los que explotan a «los niños inducidos a la prostitución o utilizados en el negocio de la pornografía, hechos esclavos del trabajo infantil o enrolados como soldados, implicados en tráfico de droga y otras formas de delincuencia, obligados a escapar de conflictos y persecuciones» .

Deteniéndose de manera particular sobre el fenómeno de la inmigración, el Papa hace presente como sean «los menores a pagar los onerosos costes de la emigración», siendo privados, de hecho, de sus derechos declarados por las convenciones internacionales, como el derecho a un ambiente familiar sano y protegido, el derecho-deber a recibir una educación adecuada, o el derecho a jugar y a realizar actividades recreativas. Situación llevada al extremo ulteriormente además, por el hecho de que a menudo los menores migrantes son privados de sus documentos, sin acompañamiento y, por lo tanto, aún más vulnerables frente a la explotación y el abuso.

Ante estos sufrimientos, el Papa se pregunta «como responder» y distingue cuatro líneas maestras: en primer lugar impulsar el reconocimiento del fenómeno migratorio como parte de la historia de la salvación, y en segundo lugar, deseando la protección y la defensa de los menores migrantes. La tercera línea maestra es la integración, especialmente la de los menores destinados a centros de detención a causa del estado de irregularidad o cuando son reclutados por la criminalidad organizada. Y por último el mensaje pide la adopción de soluciones duraderas a través del «esfuerzo de la entera comunidad internacional para acabar con los conflictos y la violencia».

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s