Por un inmediato cesad el fuego

«Quiero subrayar y reiterar mi cercanía hacia todas las víctimas del deshumano conflicto en Siria. Es con un carácter de urgencia que renuevo mi llamamiento, implorando, con todas mis fuerzas, a los responsables, para que se llegue a un inmediato cesad el fuego, que sea impuesto y respetado al menos durante el tiempo necesario para consentir la evacuación de los civiles, sobre todo de los niños, que están todavía atrapados bajo los cruentos bombardeos».

Al termino de la audiencia general del miércoles 12 de octubre en la plaza de San Pedro, el Papa Francisco volvió a hablar de las violencias que ensangrientan al País meridional, tres días después de haber anunciado al consistorio en el cual se creará cardenal al arzobispo Mario Zenari «que permanece Nuncio Apostólico de la amada y castigada Siria».

Anteriormente el Pontífice había hablado de las violencias contra los cristianos, recibiendo el el aula adyacente al aula Pablo VI la conferencia de los secretarios de Christian World Communions. «Cuando los terroristas o las potencias mundiales – dijo – persiguen a las minorías cristianas o a los cristianos, no se preguntan: “¿Pero tú eres luterano? ¿Eres ortodoxo? ¿Tú eres católico? ¿Tú eres reformado? ¿Tú eres pentecostal?”, no. “Tú eres cristiano”. Ellos reconocen uno sólo: el cristiano».

Ya en la plaza de San Pedro, el Papa ha inaugurada un nuevo ciclo de reflexiones dedicado a las obras de misericordia corporales y espirituales, recordando como «A lo largo de los siglos, muchas personas simples las han puesto en práctica». Por lo demás, destacó, que no es necesario «ir en busca de quién sabe cuáles empresas por realizar. Es mejor iniciar por las más simples». También porque, prosiguió, no se trata «de cumplir grandes esfuerzos o gestos sobrehumanos». Por el contrario «nos indica una vía mucho más simple, hecha de pequeños gestos que, sin embargo, ante sus ojos tienen un gran valor», hasta tal punto « que nos ha dicho que sobre estos seremos juzgados». En referencia al capítulo 25 del Evangelio de Mateo que constituye uno de los temas fuertes de la predicación de Francisco. Y en ese sentido el modelo es santa Teresa de Calcuta, «no la recordamos por las muchas casas que ha abierto por el mundo –concluyó el Papa– sino porque se inclinaba sobre cada persona que se encontraba en medio de la calle para devolverle su dignidad».

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s