La necesidad de una respuesta colectiva

«Actuar sin demora», libres «de presiones políticas y económicas, superando los intereses y comportamientos particularistas» en la lucha contra el cambio climático y contra la pobreza. El Papa Francisco ha hecho un llamamiento sobre esta «grave responsabilidad ética y moral» a los participantes en la Cop22, la conferencia sobre el clima que está teniendo lugar en Marrakech del 7 al 18 de noviembre.

En un mensaje enviado al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación del reino de Marruecos y presidente de la 22ª sesión de la Conferencia de los Estados parte en la Convención Marco de las Naciones Unidas, el Pontífice ha recordado cómo esta última se desarrolle «pocos días después de la entrada en vigor del acuerdo de París». Cuya adopción –observó– «representa una fuerte toma de conciencia sobre el hecho de que la adopción individual o nacional no es suficiente» mientras es necesaria «una respuesta colectiva responsable». Por otro lado, la aplicación del acuerdo parisino «refuerza la convicción» de que es necesario canalizar las inteligencias «para orientar a la tecnología, además de limitar nuestro poder» para poner a ambos «al servicio de un progreso más sano, más humano, más social y más integral».

En ese sentido la Cop22 «representa una etapa central» visto que el clima «incide sobre toda la humanidad, especialmente sobre los más pobres y sobre las generaciones futuras, que representan el elemento más vulnerable del preocupante impacto de los cambios». Por lo demás, hizo notar el Papa, «la actual situación de degrado ambiental, fuertemente relacionado» con el «humano, ético y social, que desgraciadamente experimentan cotidianamente, cuestiona a todos, cada uno con sus propios roles y competencias» y exige por ello «un renovado sentido de conciencia y responsabilidad».

Expresando el deseo de que los trabajos de Marrakech «estén animados por el mismo espíritu colaborativo y de iniciativa manifestado durante la cop21», el Pontífice ha destacado cómo los temas de la agenda no puedan «ser delegados unicamente a un diálogo técnico, sino que precisan un continuo apoyo político». También porque dicho apoyo estimula «a promover estrategias de desarrollo basadas en una calidad ambiental que podríamos definir solidaria, respecto a las poblaciones más vulnerables», teniendo en cuenta «los fuertes vínculos existentes entre la lucha contra el cambio climático y contra la pobreza».

Por consiguiente, advirtió Francisco, «no se puede limitar todo a una única dimensión económica y tecnológica». Y «es esencial y necesario tener en consideración los aspectos éticos y sociales del nuevo paradigma de desarrollo y progreso». De tal manera, «se entra en los fundamentales campos de la educación y de la promoción de estilos de vida –concluyó– orientados a favorecer modelos de producción y consumo sostenibles».

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s