La unidad es posible

«Comunión, reconciliación y unidad son posibles»: en el día en el cual ha iniciado la semana ecuménica el Papa Francisco ha reiterado le necesidad de rezar para que los cristianos vuelvan a encontrar la plena unión, subrayando como «en Europa esta común fe en Cristo es como un hilo verde de esperanza». Saludando, como es habitual, a los grupos de fieles al finalizar la audiencia general del 18 de enero, con los de lengua alemana presentes en el aula Pablo VI, el Pontífice recordó «con emoción la oración ecuménica de Lund, en Suecia, el pasado 31 de octubre». De aquí la exhortación «dentro del espíritu de la conmemoración común de la Reforma», a mirar «más a lo que une que a lo que divide» y a continuar «el camino juntos, para profundizar la comunión y darle una forma siempre más visible». Deseos renovados en su cuenta @Pontifex: «La exigencia de estar unidos en Cristo –tuiteó– nace de lo más profundo de nuestra fe en Él».

Anteriormente el Papa había proseguido el ciclo de reflexiones sobre el tema de la esperanza cristiana a la luz de las Escrituras. En el marco de la catequesis la figura bíblica del profeta Jonás «intenta evadirse de la llamada del Señor». Pero su episodio –narrado «en un pequeño libro de solo cuatro capítulos» – constituye según Francisco «una especie de parábola portadora de una gran enseñanza, la de la misericordia de Dios que perdona».

Él es efectivamente «un profeta en salida que Dios envía “a la periferia”, a Nínive» para convertir a los habitantes. Pero él busca escapar de su tarea y huye. Y durante la huida entra en contacto con unos paganos, los marineros de la nave en la que se había embarcado. Pero «durante la travesía en el mar, se desencadena una gran tormenta», durante la cual el profeta «reconociendo las propias responsabilidades, se hace echar al mar para salvar a sus compañeros de viaje». De ahí la lección extraída por Francisco: «La muerte inminente ha llevado a esos hombres paganos a la oración» y «ha hecho sí que el profeta viviera la propia vocación al servicio de los demás aceptando sacrificarse».

En consecuencia, concluyó el Papa añadiendo una consideración al texto escrito, es necesario invocar al Señor para que «nos haga entender esta unión entre oración y esperanza». También porque «la oración te lleva adelante en la esperanza y cuando las cosas se vuelven oscuras, ¡se necesita más oración! Y habrá más esperanza».

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s