La familia buena noticia para el mundo

«La familia La familia sigue siendo una buena noticia para el mundo de hoy». Está convencido el Papa Francisco, que en un mensaje enviado al cardenal Kevin Farrel invita a iniciar el camino de preparación hacia el noveno encuentro mundial de las familias, programado del 21 al 26 de agosto en Dublín, Irlanda, sobre el tema: «El Evangelio de la Familia: alegría para el mundo».

Al prefecto del dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, el Pontífice manifiesta expresamente su deseo de que todas las familias «puedan profundizar en la reflexión y compartir los contenidos de la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris Laetitia». Hoy, recuerda, más que nunca «necesitamos una humildad renovada que plasme el deseo de formarnos, de educarnos y de ser educados, de ayudar y de ser ayudados, de acompañar, discernir e integrar a todos los hombres de buena voluntad». «Sueño — afirma al respecto Francisco — una Iglesia en salida, no aturreferencial, una Iglesia que no pase distante de las heridas del hombre, una Iglesia misericordiosa que anuncie el corazón de la revelación de Dios amor que es la misericordia».

Es esta mims misericordia, asegura, «que nos hace nuevos en el amor; y sabemos cuánto las familias cristianas sean lugares de misericordia y testigos de misericordia».

En el mensaje el Papa subraya en particular que la familia es el “sí” del Dios amor. Por tanto, «solo a partir del amor la familia puede manifestar, difundir y re-generar el amor de Dios en el mundo». Es por esto que, insiste, «sin el amor no se puede vivir como hijos de Dios, como cónyuges, padres y hermanos».

«Deseo subrayar — prosigue el Pontífice — cuánto sea importante que las familias se pregunten a menudo si viven a partir del amor, para el amor y en el amor». Esto significa concretamente «darse, perdonarse, no perder la paciencia, anticiparse al otro, respetarse». Y la vida familiar sería seguramente mejor, reitera, «si cada día se vivieran las tres sencillas palabras “permiso”, “gracias”, “perdón”».

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s