No a la violencia en nombre de Dios

«Un “no” fuerte y claro a toda forma de violencia, venganza y odio cometidos en nombre de nombre de la religión o en nombre de Dios»: lo repitió el Papa ante el gran Imán Al-Azhar y a los líderes religiosos reunidos el viernes 28 de abril por la tarde, en la conferencia internacional para la paz promovida por la institución académica sunnita más importante del islam.

El nuevo llamamiento del Pontífice estuvo en el centro del primer discurso público pronunciado en tierra egipcia. Un discurso en el cual más de una vez Francisco –recordó que «la violencia es la negación de toda auténtica religiosidad» y que «los intentos de justificar todas las formas de odio en nombre de las religiones» van juzgados «como una falsificación idolátrica de Dios». Porque «sólo la paz es santa y ninguna violencia puede ser perpetrada en nombre de Dios», «porque profanaría su nombre».

«Estamos llamados a desenmascarar la violencia que se disfraza de supuesta sacralidad», añadió el Papa dirigiéndose directamente a los participantes en la conferencia y exhortándoles a defender «el carácter sagrado de toda vida humana frente a cualquier forma de violencia física, social, educativa o psicológica». Una invitación reiterada también a las autoridades institucionales y a los representantes de la sociedad civil del país, encontrados después junto al presidente de la República: «No se puede construir la civilización –subrayó el Papa– sin rechazar toda clase de ideología del mal, de la violencia y así como interpretación extremista que pretenda anular al otro y eliminar las diferencias manipulando y profanando el Santo Nombre de Dios». Y precisamente ese nombre resonó con una sola voz en la oración ecuménica que unió a Francisco con el patriarca copto ortodoxo Teodoro II al finalizar la primera jornada del viaje, culminada con la firma de una declaración común para reiterar el esfuerzo «en la búsqueda de una unidad visible en la diversidad, bajo la guía del Espíritu Santo».

Abierta con la misa celebrada con la comunidad católica y marcada por la invitación a cultivar la cultura del diálogo y del respeto recíproco, la segunda y conclusiva jornada del viaje prosiguió por la tarde con el encuentro de oración en el seminario patriarcal de Maadi, ante la presencia de sacerdotes y religiosos. Por la tarde regresó al Vaticano.

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s