No disminuye la tensión en Jerusalén

No desciende la tensión en Jerusalén a pesar de la decisión israelí de quitar los detectores de metales de los ingresos en la zona alrededor de la mezquita de Al Aqsa. También hoy están previstas manifestaciones de protesta: los palestinos piden el respeto de la libertad religiosa. Esto mientras prosigue el trabajo de la diplomacia para tratar de desactivar la crisis.

Como ya se ha dicho, los ministros israelíes han decidido poner fin al uso de los detectores de metales en la entrada de la zona de la mezquita de Al Aqsa. Lo decidió este lunes el gabinete de seguridad en Jerusalén después de que la medida había alzado casi al límite la tensión en Oriente Próximo con enfrentamientos y violencia. El ejecutivo dijo que había «aceptado la recomendación de todos los organismos de seguridad» (también los servicios secretos habían desaconsejado el uso) para «sustituir los detectores de metales con otros sistemas de vigilancia basados en tecnología avanzada y otros instrumentos». No está claro a qué tipo de tecnología se refiere el gobierno israelí, pero en la entrada de la zona ya se han instalado cámaras de vídeo-vigilancia. Mientras tanto, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu recibió este lunes al emisario del presidente estadounidense, Donald Trump, Jason Greenblatt. Ambos prevén reunirse también con el presidente palestino Mahmoud Abbas, que el viernes anunció la suspensión de contacto con Israel. Para la administración Trump se trata por tanto de una primera prueba en el conflicto israelí-palestino. Manifestaciones de hostilidad a Israel tuvieron lugar el sábado pasado frente a dos sinagogas en Turquía. El lunes, según los medios de comunicación, la embajada israelí de Ankara y el consulado de Estambul permanecieron cerrados. «Estamos cerca de un degrado muy grave de la situación» advirtió el ex ministro de exteriores Tzipi Livni. «Estamos a un solo paso de la transformación del conflicto entre Israel y los palestinos en un evento pan-musulmano contra el estado de Israel». Altísima tensión también en Jordania, en Amán, después del incidente sucedido delante de la embajada israelí.

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s