Tolerancia cero contra los abusos sexuales

El Papa confirma la línea de «tolerancia cero» emprendida por la Iglesia contra los responsables de abusos sexuales de niños. Una línea que «la Iglesia irrevocablemente y a todos los niveles pretende aplicar», confirmó durante la audiencia con los miembros de la Pontificia comisión para la tutela de los menores, recibidos en el Vaticano el jueves, 21 de septiembre por la mañana.

«El escándalo del abuso sexual –denunció el Pontífice en el discurso preparado y entregado a los presentes, a los cuales después dirigió algunas consideraciones improvisadas- es realmente una ruina terrible para toda la humanidad y afecta tanto a niños, como a jóvenes como a adultos vulnerables en todos los países y en todas las sociedades». Para la Iglesia, en particular, la toma de conciencia de este fenómeno «ha sido una experiencia muy dolorosa», poque ha puesto en claro la responsabilidad de «los que han traicionado la propia llamada y han abusado de los hijos de Dios».

El Papa vuelve a manifestar «profundo dolor» y «vergüenza por los abusos cometidos por los ministros sagrados, que deberían ser las personas más dignas de confianza», confirmando «con toda claridad que el abuso sexual es un pecado terrible, completamente opuesto y en contradicción con aquello que Jesucristo y la Iglesia nos enseñan». Por eso repite que «la Iglesia, a todos los niveles, responderá con la aplicación de las medidas más severas» contra los culpables.

«Las medidas disciplinarias que las Iglesias particulares han adoptado –añade el Pontífice- se deben aplicar a todos los que trabajan en las instituciones de la Iglesia». Sin embargo, añade, «la responsabilidad primordial es de los obispos, de los sacerdotes y de los religiosos, de los que han recibido del Señor la vocación de ofrecer su vida al servicio, incluyendo la vigilante protección de todos».

En su discurso, Francisco no deja de destacar la importante labor que ha desarrollado la Comisión en los últimos tres años. Trabajo también marcado por algunos encuentros con «las víctimas y los supervivientes de abusos», que han visto la participación del propio Pontífice y han confirmado el empeño «en hacer todo lo posible para combatir este mal y eliminar esta ruina entre nosotros». Particularmente «valiosa» ha sido la acción «para compartir las mejores prácticas sobre todo para aquellas Iglesias que tienen menos recursos para este trabajo crucial de protección». Y con tal objetivo, el Papa anima a la comisión a continuar con la colaboración con las Congregaciones para la doctrina de la fe y para la evangelización de los pueblos, «para que tales prácticas sean inculturadas en las diversas Iglesias de todo el mundo».

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s