Contrastar eficazmente los cambios climáticos

Decisiones eficaces para contrastar los cambios climáticos fueron invocadas por el Papa al finalizar el Ángelus del domingo 10 de diciembre en la plaza de San Pedro, en la vigilia del “One planet summit” que se abre el martes 12 en la capital francesa. «Dos años después de la adopción del Acuerdo de París sobre el clima — dijo — «tiene la intención de renovar el compromiso para su realización y consolidar una estrategia compartida para contrastar el preocupante fenómeno del cambio climático».

De aquí el deseo del Pontífice de que el encuentro parisino, «así como las otras iniciativas que van en la misma dirección, favorezcan una clara toma de conciencia sobre la necesidad de adoptar decisiones realmente eficaces» para contrastar el fenómeno «y, al mismo tiempo, combatir la pobreza y promover el desarrollo humano integral». En tal contexto, Francisco también expresó cercanía a las poblaciones de la India — especialmente a las familias de los muchísimos pescadores dispersos — golpeados por el ciclón Okhi y a las de Albania probada por graves inundaciones.

Significativo también el llamamiento lanzado por el Papa para el desarme nuclear y la defensa de los derechos humanos, en la jornada en la que se concedía el premio Nobel de la paz a la campaña internacional para abolir las armas nucleares. Subrayando que el reconocimiento era entregado coincidiendo con la jornada convocada por las Naciones Unidas por los derechos humamos, el Pontífice remarcó «el fuerte vínculo» entre estos dos temas. «De hecho— explicó —, comprometerse en la defensa de la dignidad de todas las personas, de modo particular de las más débiles y desfavorecidas, significa también trabajar con determinación para construir un mundo sin armas nucleares». Por otro lado, prosiguió, «Dios nos da la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común: tenemos la libertad, la inteligencia y la capacidad de guiar la tecnología, de limitar nuestro poder, al servicio de la paz y del verdadero progreso».

Antes de la oración mariana, comentando las lecturas del segundo domingo de Adviento, el Pontífice habló de la importancia de este tiempo litúrgico «para reconocer los vacíos para colmar en nuestra vida, para allanar las asperezas del orgullo y dejar espacio a Jesús que viene». En particular llamó la atención sobre «todos los vacíos de nuestro comportamiento ante Dios», es decir sobre los «pecados de omisión». Entre ellos indicó «el hecho de que no rezamos o rezamos poco»; así como «falta de caridad hacia el prójimo, sobre todo, hacia las personas más necesitadas de ayuda no solo material».

«Estamos llamados — exhortó— a prestar más atención a las necesidades de los otros, más cercanos. Como Juan Bautista, de este modo podemos abrir caminos de esperanza en el desierto de los corazones áridos de tantas personas». Francisco recomendó sobre todo «asumir actitudes de mansedumbre y de humildad, sin gritar, escuchar, hablar con mansedumbre y así preparar la venida de nuestro Salvador».

Fuente: L’Osservatore Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s