Francisco en Perú: el reflejo de una fe histórica

El Perú ha demostrado que es un país con una fuerte presencia católica. Desde el último jueves 18 hasta el domingo 21 de enero multitudes innumerables de personas concurrieron a los lugares que iba a recorrer el Papa Francisco para acompañarlo en los momentos de su visita o, en el caso de muchos, simplemente ver pasar por nuestras calles al sucesor de San Pedro.

Cada instante que vivió nuestro país mientras duró la visita ha emocionado y conmovido a la población en general que estuvo atenta a las palabras y gestos del Sumo Pontífice durante su recorrido por Puerto Maldonado, Trujillo y Lima.

Papa Francisco 2

Los potentes mensajes que ha transmitido sobre el cuidado de la vida humana, el respeto por la creación, el resguardo de las culturas y pueblos originarios, el valor de la dignidad personal, entre otras cosas, han sido un llamado profundo a que todos vivan un cristianismo intenso y coherente para progresar como sociedad.

A las autoridades civiles y eclesiales les hizo un llamado para que tengan siempre presente a su pueblo, a la gente que lideran, evitando aquellas actitudes que reflejan el desinterés o el mal de la corrupción.

Francisco en Papamóvil 2

Pero el gran momento que reflejó la fe peruana, que superó todas las expectativas expuestas, fue la Santa Misa en la Base Aérea en las Palmas, miles de personas se reunieron desde la madrugada para compartir la mesa Eucarística junto al Santo Padre.

Como no era para menos, Francisco nos invitó a conservar siempre la esperanza, mantener la unidad y así todos juntos llegar a la santidad, que eso merece nuestro país, domo dijo el Santo Padre, que de nuestras tierras salgan “los santos del siglo XXI”.

Texto y fotos: Equipo Web Óbolo de San Pedro – Renzo Chávez

Francisco en Papamóvil 1Papa Francisco 1Papa Francisco3

Francisco en Perú: Las emociones en Lima

El Perú es un país de historia, y como tal, reconoce los acontecimientos que la escriben, por ello, los peruanos viven de cerca la visita pastoral del Papa Francisco en nuestro territorio nacional.

Lima, capital peruana, se ha convertido en el centro de las emociones y grandes manifestaciones de alegría por la presencia del Santo Padre. Lo vivido este viernes 19 lo demostró.

_MG_5585

En la Plaza de Armas y en los exteriores de la iglesia San Pedro -de los jesuitas- los centenares de personas, contenidas por los cordones policiales que resguardaban el orden, estaban reunidos con un solo sentimiento de entusiasmo.

Entre cantos, arengas, imágenes y banderines, los seguidores de Francisco reflejaban la desbordante emoción por la presencia del Santo Padre, emoción que estallaba en un grito incontenible al verlo pasar cerca bendiciendo al Pueblo de Dios.

Foto y textos: Web Óbolo de San Pedro – Renzo Chávez L

_MG_5608_MG_5663_MG_5666_MG_5675

Francisco en Perú: La gran bienvenida en Lima

La llegada del Papa Francisco al Perú es un acontecimiento histórico de gran importancia para nuestro país. Por prolongadas horas de la tarde de este jueves 18 de enero Lima estuvo literalmente paralizada, pues todos estaban congregados en las avenidas que recorrería el Santo Padre.

Desde su llegada al Grupo Aéreo Nro. 8 a las 4:45 de la tarde, hasta alrededor de dos horas más, la capital del Perú estuvo en el centro del mundo, pues todos los medios de comunicación transmitían el recorrido del Sumo Pontífice por nuestras principales avenidas, mientras recibía el inmenso cariño y la ovación de los miles de fieles que inundaron las calles.

1 - Papa en FaucettY no era para menos, a lo largo de la avenida Brasil, que recorrió completa en el papamóvil, se veían grandes manifestaciones de fe, no solo con los colores distintitos del Vaticano en banderas y banderines que contrastaban con los colores peruanos, sino también con la presencia de imágenes de santos y advocaciones marianas, alrededor de las que se reunían decenas de personas.

Ya en la Nunciatura Apostólica, en el distrito de Jesús María, tuvo una apoteósica recepción por los cientos de jóvenes de la Guardia del Papa que estaban esperándolo desde tempranas horas.6 - paso del Papa Francisco Papamóvil.jpg

 

El equipo web de la delegación nacional del Óbolo de San Pedro estuvo presente en uno de los puntos más concurridos de espera para presenciar el paso del Papa por las calles de Lima. De esa forma, iniciamos días de intenso trabajo con la cobertura presencial de los actos que realice en la capital, así como la información más completa sobre los actos en Puerto Maldonado y Trujillo.

Texto y fotos: Equipo web Óbolo de San Pedro

2 - Papa en av Brasil

3 - María Auxiliadora en av Brasil.jpg

4 - Gente en Plaza bolognesi.jpg

5 - paso del Papa Francisco Papamóvil.jpg

Paz y esperanza compartidas

Compartir el anuncio de la paz y confirmar en la esperanza: será este el sentido del viaje que el Papa va a realizar a Chile y Perú del 15 al 22 de enero. Lo subrayó el mismo Francisco en un videomensaje enviado a las poblaciones de los dos países latinoamericanos. «Deseo encontrarme con ustedes, mirarlos a los ojos, ver sus rostros y poder entre todos experimentar la cercanía de Dios, su ternura y misericordia» explica el Pontífice. Además, hace notar, «conozco la historia de sus países, fraguada con tesón, entrega» y «el amor que ustedes tienen hacia aquellos que están descartados de la sociedad». Por esto, concluye, «pongo en las manos de la Virgen Santa, Madre de América, este Viaje Apostólico».

Hermanos y hermanas de Chile y Perú:

Ante la proximidad de mi Viaje a esas tierras los saludo afectuosamente. Voy hacia ustedes como peregrino de la alegría del Evangelio, para compartir con todos «la paz del Señor» y «confirmarlos en una misma esperanza». Paz y esperanza, compartidas entre todos.

Deseo encontrarme con ustedes, mirarlos a los ojos, ver sus rostros y poder entre todos experimentar la cercanía de Dios, su ternura y misericordia que nos abraza y consuela.

Conozco la historia de sus países, fraguada con tesón, entrega. Deseo, con ustedes, dar gracias a Dios por la fe y el amor a Dios y a los hermanos más necesitados, especialmente por el amor que ustedes tienen hacia aquellos que están descartados de la sociedad. La cultura del descarte cada vez nos ha invadido más. Quiero hacerme partícipe de las alegrías de ustedes, las tristezas, de sus dificultades y esperanzas, y decirles que no están solos, que el Papa está con ustedes, que la Iglesia entera los acoge, que la Iglesia los mira.

Con ustedes deseo experimentar la paz que viene de Dios, tan necesaria; solo Él nos la puede dar. Es el regalo que Cristo nos hace a todos, el fundamento de nuestra convivencia y de la sociedad; la paz se sostiene en la justicia y nos permite encontrar instancias de comunión y armonía. Hay que pedirla constantemente al Señor y el Señor la da. Es la paz del Resucitado que trae la alegría y nos impulsa para ser misioneros, reavivando el don de la fe que nos lleva al encuentro, a la comunión compartida de una misma fe celebrada y entregada.

Ese encuentro con Cristo resucitado nos confirma en la esperanza. No queremos estar anclados a las cosas de este mundo, nuestra mirada va mucho más allá, nuestros ojos están puestos en Su misericordia que cura nuestras miserias. Solo Él nos da el empuje para levantarnos y seguir. Palpar esta cercanía de Dios nos hace comunidad viva que es capaz de conmoverse con los que están a nuestro lado y dar pasos firmes de amistad y de fraternidad. Somos hermanos que salimos al encuentro de los demás para confirmarnos en una misma fe y esperanza.

Pongo en las manos de la Virgen Santa, Madre de América, este Viaje Apostólico y todas las intenciones que llevamos en nuestro corazón, para que sea ella, como buena Madre, quien las acoja y nos enseñe el camino hacia su Hijo.

¡Hasta muy pronto! Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Hasta pronto!

Fuente: L’Osservatore Romano